Los clientes no son lo primero, lo primero son los empleados. Si cuidas de tus empleados, ellos cuidarán de tus clientes.

Richard Branson.

 

 

Actualmente dentro de grandes compañías se presentan equipos de trabajo desorganizados o con baja motivación, una de las principales causas es que no tienen en cuenta los objetivos personales para poder alinearlos a los objetivos empresariales, impidiendo así, que se llegue al cumplimiento de estos mismos. No sólo se deben analizar los factores internos, sino que se deben evaluar los cambios externos y globales, los cuales afectan a las organizaciones. En contra ejemplo, existen empresas que ven por el bienestar, motivación y otros puntos importantes dentro de los equipos de trabajo para poder generar resultados exitosos.

El trabajo en equipo es algo especial y fundamental dentro de una empresa, su funcionamiento depende de la convivencia o el ambiente laboral dentro de la misma. Si existe un ambiente laboral agradable las personas dentro de la empresa podrán realizar sus actividades de una manera amena; incentivándolos a alcanzar sus objetivos y conseguir grandes logros para el equipo, así como para la empresa, de tal forma que se puedan finalizar correctamente los proyectos.

Un factor importante es la forma en la cual son liderados, para eso se debe tomar en cuenta varios aspectos significativos, como la comunicación entre la cabeza de equipo y los integrantes, la forma en la que son delegadas las tareas, así como la confianza dentro del equipo con su líder, entre otras.

Si la persona encargada de coordinar al equipo no sabe con certeza los objetivos de cada proyecto, las metas por las cuales se está haciendo este esfuerzo laboral día con día, no podrá liderar de una manera correcta, ya que su visión del panorama estará en cierta forma cegada. En cambio, cuando esta persona conoce todos los objetivos y metas claramente y es capaz de implementarlos, logrará que su equipo camine hacía grandes éxitos, ya que podrá enfocar la confianza  hacia las actividades a realizar con completa seguridad.

Finalmente, el éxito o el fracaso del equipo no está relacionado directamente a la cantidad de integrantes que lo conforman, mucho menos a las hazañas que una sola persona pueda realizar. Por el contrario, se podrá vincular la interacción de los miembros del equipo con la dirección del coordinador designado. Si existe una armonía dentro del equipo o si ellos se sienten felices haciendo lo que hacen, al final del día, el beneficiado será el cliente, logrando con satisfacción la entrega de proyectos de gran calidad.

 

Artículo por: Eduardo Martínez