¿Me quedo en casa?

octubre 18, 2019 - 3 minutes read

El reto de hacer home office 

Trabajar de manera remota es una tendencia que se ha extendido dentro de diversas empresas y organizaciones, según datos de Workana son las MiPyMEs las que incorporan una mayor cantidad de trabajadores remotos a sus equipos, eliminando así, limitantes de carácter geográfico, por ejemplo, ahora una empresa puede contratar a personal que trabajen en otro estado, incluso país. Se crean entornos de trabajo multidisciplinarios y multiculturales, enriqueciendo así los procesos, incluso esta modalidad otorga la posibilidad a la empresa de tener “presencia” en otras regiones.

 La tecnología dentro del home office

¿Es el aumento del uso de la tecnología lo que abrió paso a la modalidad de trabajo en casa? Actualmente, los colaboradores de las empresas tienen la posibilidad de realizar prácticamente todo su trabajo desde una pantalla digital, diversos estudios han demostrado que actualmente el trabajo basado en el conocimiento, reconoce el Internet como principal herramienta, al cual se tiene acceso desde cualquier lugar.

Según cifras de Información de Mercer, empresa de consultoría de recursos humanos, mencionó que cerca de 21 por ciento de empresas estás integrando el home office como una prestación, siendo el sector de la tecnología el campo donde mayor fuerza está cobrando esta forma de trabajo, la generación millennial es la principal interesada.

Beneficios y retos de trabajar desde casa

¿Pero, cuáles son las ventajas de trabajar remoto? Algunos de los beneficios impactan directamente al medio ambiente, debido a que las personas al quedarse en su hogar, evitan el uso del coche o transporte público, contribuyendo así a la reducción de emisiones de carbono, lo anterior lo ha expuesto en repetidas ocasiones Greenpeace México.

Además de disminuir el estrés y poder ahorrar tiempo en traslados, como todo en la vida, el home office va cargado de responsabilidades, mantener la productividad, se puede considerar como la primera, evitar caer en prácticas “contraproducentes” como usar pijama mientras trabajas, esto, aunque es muy cómodo puede llegar a jugar en contra.  Asegurarte de tener límites y marcar horarios a pesar que no se lleve un registro como tal es lo más recomendable.

La decisión: trabajar en la oficina o en casa

Pese a que la modalidad home office está por convertirse en tendencia, no hay que perder de vista la importancia de trabajar en ambientes laborales positivos, la convivencia es sumamente importante en el ejercer profesional, asistir a la oficina también tiene su lado positivo, puedes conocer e integrarte a distintas personas y entablar un cambio de ideas, sueños y metas.  

 Artículo pro: Daniela Briseño